Sonidos

25 de noviembre de 2012

Al arte de organizar sonidos y silencios es, lo que habitualmente denominamos música; y lenguaje musical, al sistema de escritura utilizado para representar gráficamente una pieza musical. Como en el lenguaje escrito es la letra, la nota musical constituye su unidad básica.


Hace pocos días comencé el estudio de ese nuevo lenguaje, el de la música. Cada nota escrita es un sonido en el que altura, duración, intensidad y timbre son, los cuatro parámetros fundamentales que lo hacen único e irrepetible. La mayoría de los sonidos que escuchamos son complejos, al ser resultado de un conjunto de sonidos simultáneos, pero que percibimos como un solo sonido fundamental; de igual forma lo leído, lo percibido, lo que sentimos es igualmente complejo, al estar situado en la inevitable superposición de elementos que constituye la vida.

En literatura la música es una constante a lo largo de toda la historia. En esta ocasión no deseo hablar de música y literatura, tiempo habrá, sino de autores que "componen" obras como si fueran melodías; en la que cada nota-palabra va seguida de otra que solo puede ser esa; en la que cada párrafo sigue a otro con una cadencia y ritmo que solo algunos saben imprimir; en la que cada situación inspira sentimientos solo comparables a la audición de una melodía.

Charles Dickens escribió la mayoría de sus obras como entregas mensuales o semanales en periódicos de la época: es conocido cómo sus seguidores americanos esperaban en masa en el puerto de Nueva York, gritando sobre la multitud a los marineros que arribaban, sobre la suerte de determinados personajes de sus obras; personajes que trascendían más allá de sus novelas: Scrooge, David Copperfield, Micawber, Nell, Oliver Twist... y que revelan la pobreza y estratificación social de la sociedad victoriana de su época. A través de sus trabajos, Dickens mantenía una especie de empatía por el hombre común y un escepticismo por la familia burguesa.


El pasado 7 de febrero celebramos el bicentenario del nacimiento de Dickens y por este motivo, muchas de sus novelas han sido reeditadas. No dudéis esta Navidad coger cualquiera de sus novelas, yo comencé por "Grandes esperanzas", y os adentraréis en un mundo que seguro os sorprenderá. Por desconocimiento siempre había creído que Dickens era autor de literatura infantil tal vez, porque "Cuento de Navidad" era lo único que conocía de él.

Escenarios, personajes y situaciones que constituyen ese TODO necesario para satisfacer los cinco sentidos en especial, prestad atención a esa forma de música que trasciende de sus palabras y que solo leyendo a Víctor Hugo y "Los Miserables", tuve ocasión... Tiempo habrá también para hablar de él.

Siempre vuestro, Pedro.

4 comentarios:

  1. Apuntado "Grandes esperanzas" para próximas lecturas. Reconozco que de Dickens sólo he leído "Canción de Navidad" (o Cuento de Navidad ) y aunque como dices no deja de ser literatura infantil lo guardo con muy buen recuerdo. Además siempre que pienso en el libro me viene a la cabeza la genial adaptación de Bill Murray “Los fantasmas atacan al jefe”. La ponían todas las navidades en televisión y siempre acababa viéndola de nuevo :P

    ResponderEliminar
  2. ¿Han leído "Noventa y tres" de Victor Hugo? Es una novela maravillosa.

    Abrazoss kkk

    ResponderEliminar
  3. Por cierto Pedro Cuesta me gusta mucho el caracter personal que imprimes a lo que escribes. Leí otro artículo que publicaste sobre Marcel Proust y se siente que escribes con el corazón. Me gusta la gente que pone sentimiento a lo que hace. Gracias y abrazos kkkk

    ResponderEliminar
  4. Luis Vílchez: "Canción de Navidad", literatura infantil???. Ya veremos...

    Susana: Apunto "Noventa y tres" para el 2013. Gracias "de todo corazón".

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.