El sonido de algo importante que desaparece

10 de noviembre de 2012

Esta semana tenía pensado hablar de un clásico de los años 30, una película con una intriga inigualable para su época, que me tuvo enganchado a la pantalla hasta que vi los créditos finales... sin embargo, he reflexionado y no quiero ser conocido como "el pesao de las películas en blanco y negro", así que he decidido guardarme ese post para otro día. No obstante, la película que os traigo hoy, no se aleja de la temática tratada últimamente en el blog, ya que después de las excelentes recomendaciones por parte de mis compañeros como son Despedidas  y I saw the devil, os vuelvo a traer una obra maestra del cine oriental, en mi opinión una de las mejores películas que ha dado Japón en los últimos años, se trata de Confessions, representante japonesa en los Oscars de 2011, que aunque finalmente no contó como nominada, sí que fue ganadora de varios premios en su país y alabada por la crítica mundial.


La primera escena nos presenta una clase donde reina el caos, con alumnos alborotadores que no prestan atención a su maestra, la señorita Moriguchi, la cual comienza un monólogo mientras deambula por la clase. En un principio pensareis que es irrelevante todo lo que se nos está contando en este monólogo, cosas triviales que no podrían tener trascendencia de ninguna manera en la trama, pero conforme van pasando los minutos, todo irá teniendo sentido, conectándose unos acontecimientos con otros hasta llegar a la verdad arrolladora que consigue provocar un mutismo colectivo en la caótica clase y además marca el bloque central de la historia....


Tras esta impactante introducción, se nos presentará una serie de confesiones por parte de los principales personajes, entrando en sus pensamientos y revelando diferentes puntos de vista sobre los acontecimientos que se están narrando, para al final tener una visión global de los hechos realmente ocurridos.

Tras los primeros 20 minutos, que ocupan el monólogo de la señorita Moriguchi, podría concluir el metraje y quedarse en un espléndido corto, puede que esta sea una de las razones por las que algunas personas critican la película, que con un inicio tan original y sorprendente, vaya perdiendo gancho con el trascurso de la película, en mi caso no ocurrió eso. Además cuenta con final impactante y visualmente maravilloso, una delicia para la vista que seguro que no os dejará indiferentes.

En cuanto al estilo técnico con el que está rodada, como en todo, hay defensores y detractores, personalmente soy de los primeros. Con esto me refiero a que se hace un uso frecuente del slow motion (cámara lenta para los más puristas), que en mi opinión no hace más que resaltar detalles y hacerla visualmente preciosa. A su vez, esto está combinado con una magnífica banda sonora muy bien escogida para cada parte de la película, de manera que una escena con ausencia de personajes ni diálogo, es capaz de erizar la piel solamente con su música y fotografía.

En definitiva, Confessions  es una historia de venganza, de maquinaciones y de maldad, puede que incluso excesiva e irreal, ya que tal vez resulta poco verosímil que haya tanta insensibilidad en un grupo de personas tan reducido, aún así, no le busquéis los tres pies al gato, al fin y al cabo, es solo una película.

7 comentarios:

  1. Muy buena pelicula,yo la verdad no soy muy amante del cine oriental pero esta en particular me gustó bastante y a mi personalmente sí me enganchó hasta el final.

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusta el cine asiatico bastante, aunque por desgracia nos llega poquito a Europa. Me la apunto para verla, que pinta bien

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que es una pena que haya tan buenas películas que no llegan aquí y sin embargo la cartelera de nuestros cines esté invadida por películas como "Dos canguros super duros"...

    ResponderEliminar
  4. La verdad que es una pelicula que te sorprende, desde el principio hasta el final. Como de una persona que no quiere infringir dolor físico consigue el dolor psicológico, llegando hasta extremos que llevan a los personajes al borde de la loculra. Pensaba que no iba a ver una película japonesa que me impactara de esta forma, tanto el guión como la fotografía. Buena recomendación si señor!!

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de que te haya gustado. Es lo que tiene el cine japonés, que la mayoría de la gente tiene una visión distinta de la realidad, como esperando que todo sea en plan "Tigre y Dragón" (sí, ya sé que no es japonesa, pero la mayoría de la gente no distingue entre un país oriental u otro) cuando en verdad hay películas muy buenas por descubrir.

    ResponderEliminar
  6. Anoche la vi y tengo que decir que me sorprendió muchísimo (el final sobretodo). He de reconocer que hubo momentos en los que se me hizo algo pesada, pero no por la historia sino por la manera en la que se cuenta. La música de fondo parece no tener fin, tuve la impresión de que era la misma canción desde el comienzo y esa voz en off constante narrando cada confesión logra hipnotizarte pero a veces quieres que deje de hablar de una vez! Pero también tengo que decir que es casi necesario esa forma de abordar cada historia para que el final impacte como lo hace. Sin duda una forma distinta de hacer cine, como viene siendo habitual con el cine asiático. Muy recomendable, si señor. Gracias por la propuesta ;-)

    ResponderEliminar
  7. Altamente recomendable... Importante, ver esta película con el audio original en japonés y con subtítulos en español... hay varias webs donde se puede conseguir, yo la vi en gnula.nu

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.