Cube (1997)

4 de noviembre de 2012

Cuando empecé con el blog recuerdo que argumenté la creación de una subsección llamada "Películas que tienes que ver" -sección a la que podéis acceder pinchando en la categoría correspondiente del menú- pensando en esas películas que, independientemente de si fueron grandes éxitos de taquilla o si por el contratrio pasaron con más pena que gloria por las salas de cine, se convirtieron en imprescindibles para mí. Películas clásicas, cintas de culto y algún título infravalorado por el gran público que sin embargo creo que no pueden, no deben, ser pasadas por alto. Películas que se mueven al margen de modas, complejos y prejuicios. Una de esas películas es Cube.


Cube es un film canadiense, ópera prima de Vincenzo Natali, que parte de una premisa relativamente original (o al menos lo era en el momento que fue estrenada): media docena de personas se despiertan encerradas en un cubo gigantesco, formado por centenares de cubos más pequeños e interconectados. No hay agua ni comida y mucho menos instrucciones, argumentos ni motivos que les ayuden a comprender por qué están allí ni cómo llegaron.

Una película que yo definiría ante todo como claustrofóbica. Un cubo. Un mar de cubos. Cada uno con seis puertas, una por cada pared, cada una de las cuales conduce a otro poliedro aparentemente idéntico al anterior. Un macabro juego cuyo objetivo parece no es otro que encontrar la salida y de paso... sobrevivir.

Una médico, un policía, un pesimista arquitecto, una estudiante de matemáticas, un famoso escapista y un muchacho autista dan forman a un grupo que será continuamente puesto a prueba. El temor a una muerte inminente, las dudas, acusaciones y mentiras, la falta de respuestas y unos misteriosos números en la entrada de cada habitación se conjugan de forma extraordinaria consiguiendo que el espectador no despegue los ojos de la pantalla.


Una de esas perlas alejadas del cine convencional y difícilmente catalogable. Una historia arrolladora con un argumento simple y complejo al mismo tiempo, donde se vuelve a poner de manifiesto la condición humana. Una película que yo definiría como inteligente, elegante, enigmática y fría. El final, a título personal, me parece una genuína obra de arte.

Una película para ver a oscuras, con el volúmen bien alto y en absoluto silencio. Una película que invita a dejarse llevar. Sencillamente es una de esas películas que tienes que ver.

8 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, símplemente viendo la primera escena ya pensé, "dios, esto tiene buena pinta" y conforme va avanzando la película más enganchado quedas, el enigma de los números en las entradas a cada cubo, discusiones generadas por la tensión de tener la vida en juego sin saber cómo o por qué han llegado allí...

    Es increible como con los 4 duros que costó la producción, consiguieron un producto tan bien acabado, sin duda una de esas películas que tienes que ver.

    ResponderEliminar
  2. A mí me impactó y gustó de igual manera la primera película que vi de éste tipo. Desgraciadamente no vi esta, la original, en primer lugar. La primera que vi fue la de "Cube Zero", que viene a ser lo mismo guardando ciertas distancias. El caso es que como cuando la vi me pareció la original, la disfruté muchísimo, pero cuando posteriormente vi la "Cube" original comprobé que la "Zero" no deja de ser una copia modificada.

    ResponderEliminar
  3. Aprovecho este post para recomendar 2 películas que como "Cube" son cine independiente y de ciencia-ficción, y que si no habéis visto, seguro que disfrutareis.
    Son "Primer" de 2004 y "The man from earth" de 2007. Pese a sus ridículos presupuestos, superan en originalidad a todas las obras del género de la década y demuestran que no hacen falta cientos de millones en efectos especiales para producir ciencia-ficción de calidad.
    un saludo

    ResponderEliminar
  4. Mariano, completamente de acuerdo. Por desgracia Natali no ha seguido dirigiendo trabajos a la altura, al menos yo me llevé un gran chasco con "Splice. Experimento mortal".

    Tino, la verdad que ni Hypercube ni Cube Zero están a la altura, pero yo las encuentro algo así como complementos aceptables a quienes se quedan con ganas de más con esta primera parte, que sencillamente es antológica. Sin duda es muy importante el orden porque ver Cube Zero en primer lugar es, por desgracia, un error supremo, ya que te destroza el factor sorpresa que supone la primera.

    Anónimo gracias por las recomendaciones. "The man from earth" la tengo apuntada desde hace demasiado tiempo y tu comentario no hace si no obligarme a no prolongar mucho más la espera, y en cuanto a "Primer"... coincido completamente contigo. Me parece un peliculón a la que habrá que dedicar un post en algún momento.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Llevaba mucho tiempo con esta peli apuntada en mi lista de cosas por hacer, y esta tarde me he decidido. Me ha encantado! Al tío que se le ocurriera toda la historia esa de los números es un máquina!
    Me apunto las dos sugerencias de "anónimo" para un futuro (espero que no muy lejano) :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado Ángela :-). La verdad que el argumento es salvaje. Te recomiendo ver Hypercube y Cube Zero (en ese orden) que aunque no llegan al nivel de la primera, a mi personalmente me parece que no están de más.

      Eliminar
  6. Pues yo creo que voy a dar un punto de vista un tanto diferente a la vuestra.

    No sé si es porque vi esta película en una noche que me vi tres películas consecutivas, acompañado de "Anónimo" que no es otro que mi amigo Migue Matansa jeje; o quizás es porque vi una película posterior a esta que la supera con creces en esta temática (por supuesto, es Saw). El caso es que este film tiene algo que no me acaba de convencer para considerarla una obra maestra. Me gusta la idea, la forma de llevarla a cabo, me da igual que sea de bajo presupuesto, quiero decir que no es por eso por lo que no me apasiona. Para mi gusto, le falla que sea tan irreal el hecho de que esa trampa sea tan grande, es decir, que es una idea genial pero que debe de costar (probabilidad, Angela, "debe costar" sería obligación xD) un auténtico pastizal para llegar y meter a esos pobres diablos, que son un policía del tres al cuarto, un retrasado mental, una estudiante de matemáticas...no recuerdo la razón de por qué eligen a estos individuos, pero lógica no tiene, y si es por que han hecho alguna maldad como en "Saw", pues yo cogería a personajes del nivel se esa trampa, es decir, presidentes de gobiernos, dictadores hijosdeputa, y esas cosas...Me gusta más Saw, por el hecho de que son personas del día a día, y las trampas son de fabricación casera, con lo que puedes pillar en el trastero...Y la idea de que la forma de salir sea por los números no me parece tan genial, pero eso es algo que me ocurre ultimamente con muchas películas y lo odio, creo que de ver tantas estoy perdiendo la capacidad de sorprenderme.

    Lo sé, no es justo comparar una con otra, son diferentes en cuanto a época en las que fueron hechas cada una, y hay que reconocer que tiene mérito ser la pionera. Sin lugar a dudas, es una peli recomendable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como imaginarás discrepo totalmente con el comentario jeje. A mi me parece sencillamente una obra de arte, de hecho para mi, por argumento y estilo me es imposible compararla con Saw. Debió ser la sobredosis de cine de aquel día ;)

      Eliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.