Amanece que no es poco

21 de noviembre de 2012

"Calabaza, se acaba un nuevo día y, como todas las tardes, quiero despedirme de ti. Quiero despedirme y darte las gracias una vez más por seguir aquí conmigo. Tú, que podías estar en la mesa de los ricos y de los poderosos, has elegido el humilde bancal de un pobre viejo para dar ejemplo al mundo.
Yo no puedo olvidar que en los momentos más difíciles de mi vida, cuando mi hermana se quedó preñada del negro o cuando me caparon el hurón a mala leche, sólo tú prestabas oídos a mis quejas, e iluminabas mi camino. Calabaza, yo te llevo en el corazón."

Tal vez estas palabras sean un buen resumen de Amanece que no es poco, de José Luis Cuerda, una obra repleta de humor absurdo, de risas envueltas en el hilarante entramado que forman el guión, repleto de situaciones imposibles, y la brillante actuación de todos los personajes. Un pueblo donde los hombres crecen en los bancales, se puede hacer "flashback" para volver al pasado, y donde la Guardia Civil puede perder las elecciones, es el lugar ideal para pasar unas vacaciones relajadas y distintas. Esa es la vía central de la historia, el nexo de unión de todos los acontecimientos, de todas las locuras geniales que componen la película.


De estas se han escrito pocas. Haberlas las hay, pero pocas, y de la brillantez con la que está realizada Amanece que no es poco, hay menos, contadas casi con los dedos de la mano. Una película ideal para una tarde "tonta"; casi dos horas de puro bienestar mental, más de cien minutos de risas; un largometraje de esos que puedes ver varias veces, aprenderte los diálogos y repetirlos una y otra vez, como si de un mantra se tratara, con una sonrisa en la boca, mientras recuerdas que "quería yo a hablarle de Dostoievski".


Sirva, por cierto, esta pequeña entrada como homenajea a Manuel Alexandre, actor que falleció en 2010, que se ganó el cariño de todos los amantes del cine.

Personalmente tengo un gran cariño a esta película, quizá porque la recuerdo con el afecto con el que se recuerdan las cosas que te han acompañado en muchos buenos momentos. Muchas han sido las tardes que he pasado, junto a grandes amigos, pegado a la pantalla de la televisión, viendo una y otra vez, incansables, esta delicia del cine español. Si no la conocéis, no dejéis de verla. Si ya la habíais visto, es el momento ideal de volver a verla.

1 comentario:

  1. Junto a "El Milagro de P.Tinto" una de mis películas preferidas del cine patrio :-). Los "nacimientos en la huerta" de lo mejor y más hilarante que recuerdo jejeje. Una peli de ese tipo de humor bizarro que personalmente me encanta y que desgraciadamente escasea.

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.