666 Park Avenue, haz las maletas que nos mudamos.

31 de octubre de 2012

Coge una cocktailera e introduce en ella los siguientes ingredientes: un bloque de apartamentos lujoso e histórico de Nueva York, una pareja de novios protagonista tan perfecta que provoca vomitar arcoiris, el mal encarnado, Terry O'Quinn (actor que interpreta a John Locke de Perdidos (Lost)), sucesos extraños y sobrenaturales, unos vecinos cada cuál más misterioso que el anterior y con un secreto oculto, y un chorroncillo de vodka. El resultado es un combinado que hará las delicias de los amantes de lo oculto y misterioso, o simplemente de las buenas series: 666 Park Avenue.


Me vi el primer capítulo no hace mucho. La verdad es que no me esperaba gran cosa de esta serie de buenas a primeras, pero afortunadamente estaba equivocado. Quedé encantado y con ganas de ver el segundo capítulo. Y como comparto eso de "no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy", el segundo capítulo también ha caído.

Cualquiera puede leer la sinopsis de la serie, pero aun así haré mi propio resumen del argumento. Lo hago sin meterme demasiado en materia para no desvelar demasiado. Aunque por suerte o por desgracia tengo poco que contar todavía ya que tendré que seguir viendo la serie para desentrañar los misterios que esconde el bloque de apartamentos y sus residentes. Y creedme, lo haré. Pero antes que nada os pongo la promo de la serie.

 
La historia se desarrolla principalmente en el histórico bloque de apartamentos del 999 Park Avenue. No, no me he confundido, es 999 en lugar de 666. Obviamente juegan con eso de que el 6 es como el nueve pero al revés. Eso es algo que cualquiera que tenga unas mínimas nociones del Kamasutra o sencillamente haya visto alguna película mala de terror debería saber.

La idea central que gira en torno a la serie son los sueños y deseos de las personas y el precio que uno está dispuesto a pagar por ello. Vamos, el típico trato con el diablo de toda la vida.

Tentación y deseo son las principales bazas para someter las pobre almas de los incautos personajes que encontraremos en la serie. Dinero, éxito, sexo; todo vale con tal de corromper. En especial a los protagonistas, una joven pareja que acaba de mudarse al edificio tras conseguir un empleo como encargados, algo así como el portero de edificio de toda la vida, aunque no se parezcan en nada al entrañable Fernando Tejero de Aquí no hay quien viva.

Pero si tenemos un Fernando Tejero también necesitamos un Sr. Cuesta. En 666 Park Avenue éste papel recae sobre el ya mencionado Terry O'Quinn, que interpreta a Gavin Doran, un millonario triunfador acompañado siempre de su atractiva esposa Olivia, interpretada por Vanessa Williams (Mujeres desesperadas).

Son estos dos personajes los encargados de entrevistar a la joven pareja que pretende mudarse al edificio, Henry Martin (Dave Annable) y Jane Van Veen (Rachel Taylor), que obviamente consiguen finalmente el deseado puesto de trabajo en el edificio, no sin ciertas dificultades (no es ningún spoiler ya que de lo contrario no habría serie). Desde el primer momento quedarán hechizados por el nivel de vida que se disfruta en el 999 Park Avenue, lo cual los convierte en un objetivo más del mal que acecha.

No voy a mencionar todos los actores de la serie, pero desde el botones a los inquilinos, pasando por algunos secundarios, de lo que llevo visto hasta ahora todos hacen unas interpretaciones soberbias. Me gusta especialmente el propio Terry O'Quinn, y no porque ya le tenga cierto aprecio de su época en Perdidos. Es que hace un papelón.

Y ya que estamos con el tema, me gustaría destacar un detalle que me llamó la atención y que posiblemente sea cosa del azar o la casualidad, pero a mí me gusta buscar siempre significados ocultos y guiños a otras series. Y puesto que Terry O'Quinn es famoso por su papel en Lost, me llamó la atención en cuanto vi un recorte que sale en un tablón de anuncios del edificio en el primer capítulo. Os pongo la imagen para que vosotros mismo saquéis conclusiones.


Me gusta pensar que no es casualidad pues los pequeños detalles son los que dan salsa a la vida.

Uno de los puntos fuertes de la serie es que tiene muchas tramas diferenciadas más o menos relacionadas entre sí, con lo que llueve a gusto de todos. Y si la cantidad de residentes y sus secretos y tramas no os parecen suficiente, también esconde secretos el propio edificio, secretos que Jane (la chica de la pareja protagonista) está dispuesta a desentrañar.

Por todo ello y mucho más, os animo a que le deis una oportunidad a esta serie. Y antes de terminar, una última advertencia: Cuidado con lo que deseáis.

3 comentarios:

  1. Uno de los estrenos que mas me ha gustado de esta temporada. Coincido contigo, ademas esta teniendo muy buenas criticas y audiencias en USA. Estaria bien que pudieramos comentar casa episodio porque deja mucha intrigas en el aire y yo ya empiezo a tener teorias ajajajajaja. Habra una reseña cada semana?

    ResponderEliminar
  2. Ojalá pudiera con ello, pero el ritmo de capítulos que llevo no es suficiente como para poder escribir cada semana sobre la serie. Y eso que como bien dices la serie lo merece. Pero intentaré comentar más próximamente. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con vosotros en que es uno de los mejores estrenos de esta temporada.
    Al principio que iba a ser un poco al estilo "American Horror Story", pero no tiene nada que ver, esta es más suave y es más de misterio que de terror...aunque depende del momento.
    Lo que más me engancha de la serie es el papel que hace Terry "John Locke por y para siempre" O'Quinn, nos tiene a todos con la intriga y con ganas de darle una paliza al mismo tiempo. También me gusta como mezclan la trama principal de la parejita recién llegada con tramas del resto de vecinos o de inquilinos anteriores, lo cual hace que la serie sea muy entretenida y nada monótona.
    Poco más que añadir por ahora...esperemos que siga por este buen camino y que tengamos unas cuantas temporadas de esta serie.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Procura que tu comentario esté relacionado con esta entrada y no olvides revisar la ortografía. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, escribe con respeto y educación. Los comentarios que incumplan estas normas básicas serán eliminados. Gracias por comentar.